Mi guerra con Banksy | por King Robbo



La leyenda del graffiti inglés Robbo relata la larga guerra que surgio con Banksy hace un año, y de como esta rivalidad ha ido cambiando el entorno del graffiti en Londrés, además de la competencia de ambos artistas por “superar” el trabajo del otro.


La fría mañana de diciembre del 2009, una leyenda del graffiti dejo a un lado su “retiro” del graffiti, se puso un traje de neopreno y se deslizo por las paredes del Regents Canal y con toda la calma del mundo fue a reclamar su territorio, territorio que lo había convertido en una leyenda pues su bomba llevaba ahí casi 25 años intacta, hasta que llego Banksy. Apartir de ese día, Robbo se convirtio en “King Robbo”.


El Reino Unido es conocido por castigar dura y severamente el graffiti, y muchos graffiti writers han sido testigos de las fuertes condenas que ameritan prisión o de cantidades obscenas de fianzas que son destinadas para la recuperación de paredes o limpieza de los trenes con graffiti. Teniendo esto en mente, la presencia de Robbo siempre estuvo permanente como uno de los pioneros del graffiti de la vieja escuela en Londrés. Estableciéndose como uno de los grandes de todo Reino Unido y reconocido en la escena internacional. Aunque admite que su interés por el graffiti inicialmente fue adentrarse en esto por cuestiones de ego y por la emoción de ver su tag en todos lados, sus influencias se remiten al graffiti de Nueva York. Sin saberlo, Robbo se convirtio en uno de los graffiti writers que definirian el graffiti de 1980 en Londrés.

“Para mí fue un escape, porque soy creativo, pero vengo de una familia donde o trabajas o formas parte de la delincuencia, así que no hubo nadie que me empujara en esa dirección. No podía entender por qué me funcionó, entonces salí a pintar ilegalmente. Para mí el graffiti ha sido como el rock and roll, es decir, una manera de rebelarse y ser “creativo”. Mi amor hacía el graffiti se prolífico en una implacable relación, que prefiero llamar “pasión más que obsesión” lo que me ha llevado a ganarme un codiciado lugar en la pared de la fama. Pero una vez que ya había decidido a jubilarme de esa vida, surge la disputa con Banksy que pinto sobre el muro donde estaba una de mis bombas más antiguas, una pinta de 25 años, legado Robbo en el tramo de Camden del Regents Canal, y eso fue lo que me llevó de nuevo a ser el centro de atención”.

A principios del 2010 se anunciaba el estreno de la película de Banksy ‘Exit throught gift shop’. Sin embargo, fue después de esa hora y media que pasó a ser un odio ambivalente con Banksy. No por su falta de habilidad técnica, o por no tener una profundidad sobre las burlas políticas o diatribas justo contra el consumismo, era por el cine repleto de idiotas que sentían cierto romance por él. Las personas contestaban sus teléfonos durante la película y exclamaban que estaban viendo la película de Banksy.

La historia va mucho más allá, nos conocimos en una fiesta a través de amigos comunes a finales de los años 90′s, en ese entonces Banksy era un desconocido, con gafas llamado Ben Elton mejor conocido como Banksy. “Fui amable, incluso menti y le dije que había oído hablar de él, pero cuando sus compañeros escucharon que le dije que era un placer para mi conocerlo, se porto arrogante y dijo: ” Nunca he oído hablar de ti “, así que me di la vuelta y le dije: “es posible que nunca hayas oído hablar de mí, pero nunca me olvidaras” y eso fue todo. Años más tarde mi amigo hizo un libro de graffiti llamado Handstyles Londres, fue así como la gente se fue entusiasmando con el arte callejero. No pasó mucho tiempo después de que el libro salió, cuando se dió el atentado sobre mi bomba del Canal. “La alteración fue un obrero distintivo Banksy empapelando el original en mi antigua bomba, la réplica Robbo fue simplemente poner al obrero pintando un ‘King Robbo’, me sali la mañana de Navidad, lo hice de manera rápida y pensé’ mierda ‘. Ni siquiera sé cómo ponerlo en Internet y mucho menos creo que haría el escándalo que Banksy hizo.

Regresando al tema de la famosa pinta ‘King Robbo “Me siento aliviado de ver que todo fue bastante divertido. Se rompió un código de conducta del graffiti y para una comunidad fuera de la ley tenemos un muchas leyes, así que tuve que volver. Lo que la gente no sabe es que él se había llevado muchas de mis pintas antes y no se había molestado en tomar represalias, pero esta vez fue tan deliberado, tan cobarde. Si tienes el valor de enviar mensajes en tus graffitis y podemos discutirlo como caballeros. No acabes con un pedazo de la historia del graffiti. Pero eso es algo que hace Banksy, no expresa su propia opinión, solo se le ocurre algo y la gente tonta lo acepta, por que cree que es inteligente hacerlo en ese sentido “.

Pero Banksy se mantiene notablemente tranquilo, y en su feudo, se centro justo en lo que había sido la pieza más antigua de Londres parecía un error de novato, un truco publicitario mal hecho, ya que fue recibido con desprecio por la comunidad del graffiti y un nido de nuevos fans en los medios de comunicación para Robbo surgieron. “Le salio el tiro por la culata” y se mostró el poco respeto que tenía dentro de nuestra comunidad. También me dio la oportunidad de brillar en el graffiti nuevamente, demostrando que los escritores no son sólo los adolescentes promedio que se basan en pintar las paradas de autobús, que también pueden ser ingeniosos y divertidos. Banksy no puede, en cierto modo, porque no es radical, es sólo un juguete con un equipo de relaciones públicas.

Si bien su actitud hacia la guerra por el territorio en sí parece bastante amable, actualmente es el conflicto más grande del graffiti, considerado como una monstruosidad en el paisaje urbano, frente al street art. “A lo largo de los años connotaciones negativas asociadas a la palabra Graffiti han sido exageradas, parece irreal que la gente pueda terminar en la cárcel por mucho tiempo, sin embargo, alguien pone un esténcil y eso está bien, porque atrae el turismo a Shoreditch “, bromea.

A medida que pasó junto a la autoestopista y veo el Banksy de Charles Manson en el norte de Londres se puede ver un Robbo de corta duración de rehecho, el cual ha sido cuidadosamente pulido, mientras que el original se mantiene intacto. El esfuerzo de retomar lo que ha sido eliminado de la obra de Robbo lo que se garantiza es conservar la obra original, es una extraña visión pero tales actos fueron declarados como injustos. Así nace el ‘Equipo Robbo “frente al” Equipo de Banksy, trazando una línea clara en la tierra entre el graffiti y el street art.



A través de los ojos del mundo del arte, la popularidad del street art implica que amanecer con carteles de ratas eso ya ha proporcionado una critica social. Los medios de comunicación se mojaron cuando el consejo Hackney voto a favor de pintar una pared donde había un supuesto Banksy, lamentando no haberle dado un reconocimiento de arte, sin embargo, tuvieron un tropiezo a la hora de describirlo, ya sea que lo llamen street art o graffiti, la respuesta del Consejo fue simplemente “el vandalismo es vandalismo. Es genial que le paguen a uno por hacer algo que amas, pero nunca debe ser el objetivo principal. critica social o no, Banksy es la antitesís de la técnica, lo que promueve es de mal gusto, su producción masiva es una mierda que provoca una reacción a sí mismo: la de hacer dinero. El arte deben ser lienzos pintados una sola vez, cosas que no puedan ser copiados por cualquiera. No hay ninguna habilidad en la producción de algo que cualquiera pueda hacer, Banksy es un módulo inteligente de negocios, tal vez, pero no es arte. Hoy en día a nadie parece importarle el talento, están felices de estar mimados con la mierda, es como estar atrapado en Factor X “.

Su propio nombre, es un peso pesado en los círculos graffiti no sería presuntuoso decir que Robbo podría hacer dinero y crear un imperio propio. Esto me hace preguntarme sobre el estado inusual que tiene, el reconocimiento internacional y, sin embargo el anonimato total. Estar un paso atrás de todo. “Estoy en una encrucijada, el año pasado tuve buenos proyectos y promoción, pero tengo una familia que mantener y una hipoteca que pagar. En verdad, si quieres ser un artista tienes que dejarlo todo, no debe ser la mitad o paso a paso, y aunque me he dado cuenta de que tengo el perfil para hacer eso, hay que entrar en la etapa de incertidumbre. No tengo reparos con las personas que ganan dinero de algo que les encanta, pero no estoy dispuesto a producir mierdas comerciales sólo para pagar las cuentas. La gente se olvida que algunos de los más grandes artistas no tenían ni un centavo, el dinero no es un indicador de la habilidad “.

El graffiti de la nueva escuela de la llamada generación Web 2.0 brillan en uno de los medios de comunicación más inteligentes: Internet. “Por eso tengo dudas al respecto en dedicarme a esto de tiempo completo”. Todo se ha diluido, hay un cierto encanto a su alrededor que lo hace sexy para seguir en el graff. Hay blogs y revistas que se han hecho muy bien para darse a conocer, pero siento que muchos de ellos tienen su propia agenda, que han visto el aspecto del negocio y que hay dinero de por medio en el graffiti. Escritores jóvenes pueden editar y subir sus fotos en Internet y obtener una respuesta inmediata, pero no saben como es vivir 24 / 7 el graff. Obviamente, todavía hay grandes personas como TOX que lo hacen porque les encanta ser vándalos y me encanta los artistas sobre las azoteas como Candy Ardor y Panik que todavía tienen esa rebelión, que han pintado en lo más alto para evitar que los borren. Para mí, ellos corren el riesgo de ser arrestados para alegrar mis ojos al recibir su arte, esa mentalidad es el graffiti real “.

A pesar de diluirse, la popularidad de graffiti el crecimiento de trabajar con organismos ha significado que son capaces de respetar a los escritores conectar su trabajo con remuneración en el entorno de galerías, pero una vez más la cuestión de la zona cada vez es más gris entre lo que es el street art y lo que es el graffiti. Los miembros y artistas de graffiti junto con el propietario de la agencia de Londres RareKind, Samuel David, sostiene que de la esfera pública a la galería de graffiti se pierde la traducción. “El graffiti en una galería no es una cosa real, lo que la gente necesita saber es que el trabajo esta hecho por artistas de graffiti, que son personas con una historia, que son gente que pintan sin pensar en el dinero, sino para la apreciación de su cultura. Cuando llegan a las galerías se ponen ahí como artistas, no como escritores de graffiti y que tienen los mismos problemas que cualquier otro artista. Banksy hizo una gran obra para la escena,poner todas las pinturas en las paredes en una sola canasta denominada graffiti, que aunque moleste, abrió las puertas para artistas como yo y nos dio una buena plataforma para trabajar. Pero, Robbo puso de manifiesto la diferencia entre los dos, mucha gente realmente no entiende sus motivos. Mientras que una rata esta sosteniendo un cartel con una critica social, es mucho más fácil de entender que un pedazo wildstyle de graffiti lleno de color y contraste, es que tenemos una habilidad única que debe ser apreciada, pero tenemos que usar al graffiti como un escalón al mundo del arte porque no lo traemos con nosotros “.

Así, mientras que el brillo inicial del street art desaparece y los esténciles y el engrudo para pegar carteles sea tan común como el graffiti que llego antes que ello le pregunto que si alguna vez se fastidiara Robbo al ser cuestionado sobre lo ocurrido con Banksy. “Por supuesto, pero yo lo veo como una mancha de altibajos de él en el libro de su historia, pero que no ha afectado en la mía”. Es como esa nota que le dejé durante un paseo por la noche, con unas valvaluas potentes “Me encantaría hacer un dub (*) de 30 pies de alto en color plata en la Gran Muralla de China, imaginas eso? Me asesinarían, pero que bonito sería”.

Fuente: www.doble-h.com

* Dub: Londrés /Reino Unido. Es un estilo de graffiti ejecutado en plata o cromo. Por lo general, en las paredes de las yardas de tren o en la calle, se hace de manera rápida por un equipo o grupo de escritores.

0 comentarios:

Publicar un comentario